DE LA EXISTENCIA Y LOS ROMANCEROS

No me subestimen

¡Me baño todos los días!

 

Dicho esto,

Me pregunto

 

*¿A dónde van las palabras que no se dijeron?

**¡Qué esfuerzo del caballo por ser perro!

 

^**¿Cómo quedan, Señor, durmiendo los suicidas?

 

****Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,

 

*****¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

 

******¿Abuelo puede el rio llevarme al mar?

 

 

¡Que!

¿No queda gas?

¡Solo agua fría!

 

Paso por este día

 

*Silvio **Federico ***Gabriela ****Pablo *****Gustavo ******Alberto

Anuncios

Una respuesta to “DE LA EXISTENCIA Y LOS ROMANCEROS”

  1. tu poema me provoca el deseo de la réplica, por ejemplo, no me subestimen, por no bañarme todos los días… las palabras no dichas, con sus correspondientes suspiros, se van al universo con fecha de vencimiento, pasado el plazo, al agujero negro.
    En una película de Woody Halen, Hanna y sus hermanas, la madre se había suicidado con su gato… una de las hijas llega a la conclusión que lo hizo para no sentirse sola en tal instante…
    Cariños, G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: