Archivo para julio, 2012

DE ROCAS Y ARENA

Posted in destellos, Uncategorized with tags , on 20 julio 2012 by Cristhian

Do el universo infinito,

de infinitos universos.

En ínfima limitancia,

efímero surgió mi verso.

 –

De la Acrópolis en dispersa reunión,

veinte piedras próximas al Partenón

son verso longevo

de significancia poderosa.

 –

Desde el caudal del Maipo,

un guijarro vertiginoso

canta dulce al universo.

 –

A mi muerte,

la de la seis de la madrugada.

(En Buenos Aires si es menester)

Justo un instante nexo al infinito

mi obra cobrará sentido.

 –

Se leerán tres o cuatro palabras sobre lo eterno.

 –

Una o dos paladas

serán oda a lo opuesto.

SILENCIO DE TANGO

Posted in De la existencia y tiempos paralelos on 15 julio 2012 by Cristhian

Tarí raríra rurá

Tarí rari rará

 

Tarí ra rí ra rurá

Tarí rari rará

 

Mambrú se fue a la guerra

 

Chipirim bombim bombim

 

Tarí rarí rará

Tarira ri ra rá

 

Mambrú se fue a la guerra

quizás no vuelva más.

Eran cinco hermanos

ella era una Santa.

 –

Sangre de cinco hermanos

cubriendo los campos de Francia.

¿Ella?

Ella era una Santa.

¿Tal vez la señora Ryan, Carlitos?

¿Verdun, El Somme?

¿Eran en realidad las arenas

de Utah u Omaha Beach,

míster Spielberg?

Era El Chaco, La Sierra

Dolores o Miraflores.

Era Tango y era Rock

O Blues amargo.

O melancólica Tarantela.

El Paso del Ebro, Sarajevo,

Faluya, Los Altos del Golán.

Siempre la misma tonada,

diferente el cantor.

Al grito de guerra,

Invariable el clarín

vacía talleres y  escuelas. 

Las Hitlerjugend en coloridas primaveras

recorriendo los cafés de Berlín

con diáfanos cantares

a la alborada de la Tierra Madre.

 –

Mismas que al ocaso

del ínfimo imperio milenario

teñían escarlata,

(sin culpa del poeta enamorado)

sangre de  ruiseñores,

las rosas de Wilde.

Pasan los viejos estandartes

Que en las batallas combatieron.

Vigorosos, altisonantes.

Percuten al cese del tronar de cañones.

¡A la carga mis valientes!

Y vuelven a percutar los viejos estandartes.

Eran cinco hermanos, ella era una Santa.

Una Santa que un fue a la guerra.

La que no supo de campos floridos

desde la llegada de sus medallas vacías.

En los bits del Call of Duty.

En los beats de Ska-P

Seguirá siendo una Santa

y la sangre de héroes seguirá

cubriendo los campos de Francia.

Mambrú se fue a la guerra

Ya no vuelve más.

Lo anteceden sus cuatro hermanos

de quienes la ronda no quiso cantar.

Tari ra ri ra rá.