UN DESTELLO SETENTERO, EN UN INSTANTE DE UN DÍA, DE UNA SEMANA DE UN MES DE UN AÑO

Sentado en la vereda

John disfrutaba de ver pasar las ruedas.

Pocas cuadras al sur,

Inconsciente de ello,

Buarque lanzaba a su protagonista desde alta cornisa.

Aquel obrero, fiel a su egoísmo proletario

destrozó su cuerpo

a contramano, entorpeciendo el transito.

Modugno, al norte,

Ya harto de marcar tarjeta

Añoraba la campiña,

despreciando mas que siempre

los malditos cochecitos.

Fue ese atochamiento infernal

de suicido en hora peak

culpable de colmar su paciencia.

No, no era fiesta,

mas gritó

¡Vamos al campo a coger las margaritas!

(Era tal la congestión, nadie le escuchó.)

 –

Un hombre escapando por los cielos

inmoviliza al mundo.

Al tiempo, un melenudo ante tal inmovilidad,

decide hacer de la inmovilidad su movimiento.

 –

War is over! My friend.

 –

El sol se difuminaba entre encendidas margaritas.

Louis, tras breve pausa y todo espectro,

como todo corolario, exclamó.

 –

What a wonderfull world!

Anuncios

4 comentarios to “UN DESTELLO SETENTERO, EN UN INSTANTE DE UN DÍA, DE UNA SEMANA DE UN MES DE UN AÑO”

  1. a pesar de todo este mundo sigue siendo maravilloso,
    un recorrido especial, esa canción Construcción de Buarque siempre me ha gustado es una radiografía perenne de la realidad más certera

    abrazos y buen jueves
    gracias por tu huella

  2. Dosis constantes de poesía y música, es lo mejor. Saludos.
    Arjex

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: